viernes, 19 de octubre de 2012

Identificados más de 1.200 sospechosos de pederastia de los Boy Scouts en EE UU



Décadas de denuncias e informaciones sobre abusos sexuales acontecidos dentro de los Boy Scouts de América han salido a luz este jueves en Estados Unidos. Más de 20.000 documentos, pertenecientes a los llamados Archivos de perversión que la organización lleva recopilando desde 1910, identifican a 1.247 sospechosos de pederastia, líderes de la organización y voluntarios presuntos autores de vejaciones a niños entre 1960 y 1985. Un cuarto de siglo en el que la agrupación juvenil más grande del mundo, con unos cuatro millones de afiliados desde 1960, habría escondido y encubierto los abusos. La publicación de los documentos llega tras una sentencia del Tribunal Supremo de Oregón el pasado junio.
Kelly Clark, abogado de Portland (Oregón), ha sido el encargado de publicar la base de datos con los cientos de sospechosos. "Las historias que se cuentan aquí son historias reales de niños y de abusos", ha dicho. "Y cuando el público vea estas historias en negro sobre blanco, creo que el nivel de frustración sobre la pederastia ocurrida dentro de los Boy Scouts va a ser muy elevada", ha añadido. "Es una visión sin precedentes de la magnitud de las denuncias de abusos sexuales que rodean a una organización que se enorgullece de su imagen inmaculada", ha finalizado Clark.
"El análisis de parte de los documentos muestra que cientos de jefes de tropa que abusaron sexualmente de menores nunca fueron denunciados ni ante la policía, ni ante los responsables de los Scouts", se aseguraba en una investigación llevada a cabo por The Angeles Times el mes pasado. "Los archivos revelan que los pederastas usaban un mismo patrón de conducta de aseo para seducir a las víctimas potenciales y, en muchas ocasiones, para asegurarse el silencio de las mismas", continúa el trabajo del diario.
Los documentos, además, contienen detalles, a veces incompletos, de denuncias redactadas por víctimas, expedientes judiciales, informes de la policía y correspondencia entre líderes de los Scouts locales y nacionales. Desde la agrupación juvenil, los responsables han advertido que dichos documentos pueden tener un efecto negativo sobre las víctimas y su decisión de denunciar o no a los presuntos pederastas.
Uno de los factores fundamentales que han promovido que los archivos se hayan hecho públicos fue la resolución del mayor juicio contra los Scouts que ha tenido lugar en EE UU. Un jurado federal impuso en 2010 una multa de casi 20 millones de dólares a la agrupación juvenil por encubrir y proteger a un asistente de líder de tropa que cometió pederastia en 1980.
Tras esta sentencia, los Boy Scouts siempre han intentado mantener en secreto estos archivos, una medida que fue muy criticada por los medios de comunicación estadounidenses, entre ellos The New York Times y The Associated Press, quienes alegaron que dicha medida incumplía la primera enmienda de la Constitución de EE UU, que defiende el derecho a la libertad de información y expresión. A pesar de la reticencia de la agrupación juvenil a liberar estos documentos, esta información ya ha sido usada bajo secreto de sumario en diversos juicios alrededor del país.
Finalmente en junio pasado el Tribunal Supremo de Oregón dio la razón a los medios y dictaminó la publicación inminente de los archivos. Otro juicio similar se está llevando a cabo estos días en Texas. El objetivo, en este caso, es la publicación de documentos comprendidos entre 1985 y 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario