lunes, 8 de octubre de 2012

Detenido un sicario sospechoso de asesinar a 72 inmigrantes en México


/El País

Si todo lo que dijo la Marina Armada de México este lunes es cierto, Salvador Alfonso Martínez Escobedo tiene un palmarés criminal que en 10 años ha significado muerte y miedo en al menos seis estados de México, y que incluso ha causado dolor a familias centroamericanas. Este sujeto de 31 años de edad, apodado La Ardilla, es acusado de matanzas colectivas, asesinatos diversos y de las mayores fugas masivas de reos. Durante la presentación del acusado ante la prensa, Martínez Escobedo se mostró sonriente y no paró de mostrar a los fotógrafos el pulgar hacia arriba.
Martínez Escobedo es acusado de participar en la matanza de 72 inmigrantes en San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010. Asimismo, lo ligan con las fosas clandestinas en esa misma región donde han sido encontrados más de 200 cadáveres. Sería responsable, además, de matar a un estadounidense en una presa fronteriza y de asesinar al policía mexicano que fue designado para investigar ese homicidio.
Como coordinador de Los Zetas en una enorme región que abarca a Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas —la mitad de los estados fronterizos con Estados Unidos— Martínez Escobedo es señalado como el operador de la fuga de 151 presos en Nuevo Laredo (diciembre de 2010, la más grande de la historia) y de 131 presos en Piedras Negras (mes pasado).
En diez años de carrera criminal, y amparado por el jefe Zeta Miguel Ángel Treviño Morales, El Z40, el acusado recorrió buena parte del escalafón de esa organización en los estados mencionados y en otros como Chihuahua, Durango y Veracruz. Su detención ocurrió el sábado en Nuevo Laredo, su tierra natal, en un operativo que duró todo el día. Este lunes fue presentado con otras cinco personas también identificadas como criminales y en posesión de armas largas, cortas y dos mil cartuchos.
El historial de Martínez Escobedo incluye una detención en 2008 en Veracruz, pero fue liberado de la cárcel por sus cómplices. Ahora resta que las autoridades mexicanas prueben ante un juez todo lo que dijo sobre este presunto delincuente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario